Participación de la Diputada Gretel González durante la Comparecencia del Secretario de Salud, Francisco Fernández Clamont

Con motivo de la Glosa del Quinto Informe de Gobierno del licenciado Alfredo Del Mazo Maza, en la LXI Legislatura.

Toluca, Estado de México, a 05 de octubre de 2022

Saludo con respeto a todos los presentes;

Y con el permiso del Presidente de la Mesa Directiva, Diputado Enrique Jacob Rocha;

Secretario de Salud, Francisco Javier Fernández Clamont, sea bienvenido a este Recinto Legislativo.

Desde esta tribuna, celebro el interés que tenemos todos los integrantes de la LXI Legislatura en que se culmine la construcción de los hospitales. Ya cuatro Secretarios de Estado lo han explicado, pero ahí va una vez más.

Somos tres órdenes de Gobierno con nuestros respectivos ámbitos de competencia, de los ayuntamientos dependen los trámites para la acreditación de la propiedad y correspondiente desincorporación del bien patrimonial, y de la Federación la autorización para su integración al mecanismo de planeación federal.

Si alguna de éstas dos falta, es evidente que el ISEM no puede hacer nada, porque la norma jurídica se respeta, simplemente por el uso de recursos públicos, por lo que les exhorto de manera respetuosa a que, desde cada una de nuestras trincheras, hagamos lo correspondiente para solventar estos requerimientos y seamos la Legislatura que tenga el honor de aprobar dichas desincorporaciones. Porque, sin duda, con el apoyo conjunto y desprovisto de politiquerías se lograrán concluir las obras de infraestructura hospitalaria que tanto demanda la población.

Que sean estos hospitales quienes abran sus puertas y brinden atención a quienes lo necesitan y sin distinción, porque hay ocasiones en las cuales, se atienden a los recomendados, sin importar los derechohabientes y, menos, haciendo esta excepción a las urgencias de alguien ajeno a un servicio médico.

Como es el reciento caso del Hospital Central Militar, nosocomio que en plena pandemia y mientras miles de mexicanos perdieron la vida, prestó sus servicios a diplomáticos, legisladores, funcionarios públicos, familiares y cercanos del Gobierno federal. Eso, derivado de información de la SEDENA. De estos reportes hackeados por “Guacamaya”.

Es irrelevante enlistar los nombres, son públicos y cierta estoy, compañeras y compañeros, que este hecho nos genera indignación y que es algo que en definitiva no queremos para nuestros hospitales.

Claro está que se viven impotencias grandes, conforme a las estadísticas del INEGI, las tres principales causas de defunsión a nivel nacional en el periodo de enero a julio del 2021 fueron por Covid-19, enfermedades al corazón y la diabetes mellitus.

Ante todo, nuestro reconocimiento a los profesionales de la salud, que con estoicismo y temple hicieron mágia y que también lucharon contra las frustraciones de ver que, mientras pacientes morían a causa de falta de ventiladores, había familiares de servidores públicos que lo vieron como negocio, y que los vendieron a sobre precio, sin cargo de conciencia. Adicionando a la causa el desabasto de medicamentos y de material curativo.

De acuerdo con el Colectivo Cero Desabasto, en el año 2021 alrededor de más de 24 millones de recetas no fueron surtidas efectivamente en diversos subsistemas del Sistema Nacional de Salud.

El comunicado del 21 de julio de 2022, de dicho colectivo, enuncia que la población que no cuenta con seguridad social es atendida por la Secretaría de Salud, el IMSS Bienestar o Insabi continúa siendo la más afectada, aunado que sigue sin ser garantizada su atención.

Hay enfermedades prevenibles, otras curables, tratables con tratamiento, pero si no hay en este caso, compañeros: somos la crónica de una muerte anunciada- ¿Qué importa más?, -escuché decir- Hoy, respondo, importa más atender, surtir, garantizar y salvar vidas.

Acciones que no dependen propiamente del Estado, por si ahí existiera esa confusión.

El Gobierno encabezado por el Licenciado Alfredo del Mazo Maza ha hecho frente y ha dado resultados firmes ante estas mareas, quedando fuera de lugar las exigencias aquí planteadas, sabedores de que hay responsables, y hago hincapié: no son precisamente las autoridades del Gobierno estatal.

Así como tratamos y hay tramos de actuaciones correspondientes, no se pretende hacer un híbrido de atribuciones de Gobierno, las Cartas Magnas ya lo estipulan. Se reparten culpas a diestra y siniestra, pareciera que no hay responsables, pero, ¿qué harán cuando las culpas les alcancen?

¿Cómo se puede explicar que no hay vacunas a niños recién nacidos, que llevamos dos años en esta situación, sin fecha y con listas interminables?

¿Cómo le decimos a un infante con cáncer que no podrá tener un tratamiento integral?

¿Cómo hacemos que un papá o una mamá entiendan que no hay opciones para su hijo y que están maniatados? ¿cómo?

Si así funciona el Sistema de Salud de Dinamarca, es más que de sorprender que aún tengan población. Todos deberíamos de hacer más de un minuto de silencio por todas y todos los que han perdido la vida a causa de un Sistema de Salud Federal, subordinado a una ideología político-electoral, como le llamarían los especialistas.

Y como lo mencionaron hace unos minutos, la esperanza de vida promedio de un mexicano y una mexicana bajó 4 años.

Derivado de ello, le pregunto señor Secretario.

Ante esta realidad ¿cómo han logrado sortear esta problemática?, ¿qué importa más? Vivir, pero en estos momentos, sobrevivir. Pero ¿qué pasa, incluso, cuando la esperanza de vida se pierde?

Es cuanto, muchas gracias

—000—

Impactos: 3

Deja un comentario